side-area-logo
Cómo hacer las paces con tu cuerpo en 4 simples pasos

Si algo es sagrado, ése es el cuerpo humano.

Walt Whitman

¿Estás en guerra con tu cuerpo? Si estás leyendo esto seguramente libras alguna batalla dentro de ti mismo y estás buscando una solución.

No estás solo. Muchas personas viven en guerra con su propio cuerpo. Algunos por dolores o molestias, otros por falta de vitalidad o fatiga crónica, o tal vez porque no se gustan a si mismos.

Algunos más, porque tienen retos físicos artísticos o deportivos que les cuesta completar. O simplemente porque se han desconectado, y viven ajenos a su propio cuerpo.

El cuerpo es dónde habitamos, y en dónde nos transcurre la vida.

El cuerpo es nuestro templo, pero sólo si lo tratamos cómo tal.

La manera en que tratamos a nuestro cuerpo es un reflejo de cómo nos tratamos a nosotros mismos. El aprender a tratar a tu cuerpo con amor y respeto es fundamental para tener paz interior y relaciones armoniosas con los demás.

El cuerpo es nuestro primer hogar y nuestro vehículo para expresar nuestro ser más profundo en el mundo. Sin embargo, muchas veces tratamos al cuerpo como un objeto, como un instrumento ajeno a nosotros mismos. En el momento en que estamos en guerra con él, perdemos paz y armonía en todas las áreas de nuestra vida: en nuestro desempeño físico, mental, y en nuestras relaciones.

¿Cómo le hemos declarado la guerra al cuerpo?

• Cuando tratas de «adaptarlo» a las modas y los modelos estéticos impuestos desde afuera
• Cuando te «escapas» de tu cuerpo para no sentir tus sensaciones
• Cuando te forzas y te lastimas en el gimnasio o en la clase de ejercicio
• Cuando tienes una mala alimentación
• Cuando repites formas de moverte que te lastiman (cómo caminas, cómo te sientas, etc)

Cuando haces las pases con tu propio cuerpo, significa que vives con respeto y amor hacia él y hacia ti, que te aceptas completamente, que haces las pases contigo mismo. Y esto se va a permear a toda tu vida, desde el cuerpo a la mente, de la mente a tu ser esencial.

Ahora quiero compartir contigo 3 estrategias para que empieces a hacer las pases contigo mismo en éste momento:

1. Aprende a estar en ti

El estar presente en ti mismo es el primer paso para estar en paz contigo mismo. ¿Por qué ? Porque es la base para determinar que te hace bien y que no, que es sano para ti y que no, es el primer paso para la transformación.

Si no estás en ti mismo, es decir, sino escuchas las sensaciones de tu cuerpo, que es un lenguaje a través del cual te comunicas contigo mismo, pierdes valiosos mensajes. Mensajes que te dicen cuando parar, cuando algo te está lastimando, cuándo algo es beneficioso para ti.

Imagínate que vives en una casa a la que no atiendes. Como no le prestas atención no te das cuenta cómo están las paredes, si está limpia, o que necesita un ajuste. No te das cuenta si lo que haces en ella la maltrata. A pesar de que vives allí, esa casa está abandonada. Es lo mismo con tu cuerpo, cuando no ves, escuchas o sientes tus sensaciones, te abandonas, e, igual que una casa descuidada, te deterioras.

En éste video, te invito a que empieces a escuchar a tu cuerpo con una fácil estrategia que puedes implementar ya mismo:

2. Disfruta el moverte

Todos los días date un tiempo, que pueden ser 5 minutos, para moverte de manera libre. No busques hacerlo «bien» o «bonito», sino muévete de tal forma que lo disfrutes. Olvídate de la forma o de cómo se ve, cierra tus ojos, enfócate en tus sensaciones, y permite que las sensaciones de bienestar guíen tu movimiento. Hazlo de tal modo que te sientas muy bien mientas lo haces.

Así, te entrenas a ti mismo para sentir placer estando y tu cuerpo. Una vez que has identificado eso, puedes buscar esa sensación de gozo por solamente ser tú, estar en ti, y moverte, mientras haces cualquier actividad!

3. Ejercítate de manera inteligente

Para muchas personas, la hora del gimnasio, o del ejercicio, es más una obligación que un disfrute. Muchos lo hacen porque hay que hacerlo y se olvidan del encanto de moverse.

Cuando queremos ejercitarnos, corremos el riesgo de lastimarnos a nosotros mismos, por buscar el conseguir metas físicas con estrategias que no van de la mano con la anatomía del cuerpo. Sin embargo, hoy por hoy hay maneras inteligentes de flexibilizar y fortalecer sin lastimarte, sin forzarte.

Busca tomar clases de lo que más disfrutes con profesores certificados que respeten tu individualidad y te ayuden a sacar el máximo provecho de tu potencial genético sin imponerte una manera de moverte, sino permitiéndote encontrar la tuya. Te van a sorprender los estupendos resultados más rápidos y duraderos que vas a obtener así.

Acá te dejo un ejemplo de cómo puedes lograr flexibilidad sin forzarte en 8 minutos

4. Elimina dolores o molestias con suavidad

Cuando tenemos un dolor o una molestia, eso puede teñir toda nuestra vida. Nuestro ánimo se afecta, somos menos tolerantes y estamos más irritables. Simplemente queremos que el dolor desaparezca, y entonces nos escapamos de nuestro cuerpo, y no siempre obtenemos el resultado que queremos. El quedarte presente y usar movimientos suaves y respetuosos te ayuda a eliminar dolores y molestias mucho más rápido.

Nuevamente, busca a profesionales que estén certificados y te atiendan a ti como el ser integral que eres, y no solamente vean «el hombro» o «la espalda» o donde sea que tengas la molestia.

Acá te dejo un ejemplo de cómo puedes eliminar dolores de cintura rápidamente. (Y por cierto, en los videos también puedes ver mis cambios en diferentes momentos jeje)

Cuando no te exiges, te escuchas, y permites que tus sensaciones te guíen, abres un espacio de amor y respeto hacia ti mismo. Cuanto más practicas las estrategias anteriores, más rápido vas a crear el hábito de habitar en paz tu propio cuerpo. Y cuando ese patrón esté establecido, y dejas de luchar contigo, muchas de las batallas del mundo exterior también desaparecen. La paz en el cuerpo, trae paz a tus emociones y tus pensamientos. Desde ellos, toda tu vida se tiñe de armonía.

Prueba éstas estrategias y cuéntame en los comentarios tu opinión, me encantaría leerte!

Usa este link y envíale este video a un amigo, ¡te lo va a agradecer!.

Comments
Share
Lea Kaufman

Suscríbete y recibe una VideoClase gratis cada viernes!
Deja un comentario

Hay 8 comments en esta página
  1. Verónica
    octubre 31, 2014, 8:09 am

    Gracias por cambiar mundos!!

  2. sarai
    octubre 27, 2014, 3:58 pm

    LEA: ME AYUDO MUCHO LOS EJERCICIOS, EL QUE MÁS ME AYUDO FUE EL DE LA COLUMNA.
    TODOS EN MI FAMILIA LO ESTAMOS HACIENDO.

    ¡TE ESTOY AGRADECIDA Y SIGO PENDIENTE DE TODO!

  3. Norma Gladys Oróz
    octubre 24, 2014, 8:32 am

    Muchas Gracias…!!! geniales los ejercicios y también la reflexion para tomar conciencia sobre todo el cuerpo….!!!!

  4. ZULMA
    octubre 20, 2014, 5:49 pm

    HOLA LEA

    MIL GRACIAS SOY SON SUPER BUENOS TUS ARTICULOS Y MOVIMIENTO INTELIGENTE TOTAL
    ME ALIVIAN MUCHO GRACIAS

  5. octubre 16, 2014, 7:41 am

    LEA: BUENOS DÍAS , MUCHAS GRACIAS POR RECORDARME QUE MI CUERPO ES MI CASA, DONDE ESTOY TODO EL TIEMPO Y QUE DEBO CUIDARLO Y RESPETARLO AL IGUAL QUE EJERCITARLO.

    DIOS TE BENDIGA Y GRACIAS POR COMPARTIR Y PENSAR EN TUS SEMEJANTES.

  6. isabel cassini
    octubre 13, 2014, 12:36 pm

    GRACIAS LEA.!!!!!COMO SIEMPRE SON MUY EFECTIVOS TUS TALLERES,HACEN MUY BIEN.!!! CUANDO PUEDAS,ME GUSTARIA ,ALGO PUNTUAL PARA MEJORAR LAS RODILLAS….SEGUIMOS EN CONTACTO..MUCHAS GRACIAS !!!

  7. NANETTE RAFFAELLI
    octubre 10, 2014, 4:41 pm

    TANTO LOS ARTÍCULOS (SOY UNA LECTORA CONSECUENTE DE LOS TUYOS) COMO LOS VIDEOS QUE TRATO DE «REPRODUCIR» LO MAS FIELMENTE POSIBLE SON EL «HILITO » INVISIBLE QUE ME UNE A TI. ME COMPLACE SOBREMANERA QUE ASÍ SEA. CARIÑOSAMENTE NANETTE