side-area-logo
No se trata de emociones buenas o malas

Lamento mucho que te hayan dicho que algo de lo que sientes es inadecuado, te desvaloriza y no puede ser sentido.

A mí también me lo dijeron. Y sé el dolor que causa creer eso. Recuerdo muy bien que cuando era pequeña, habiendo crecido en una casa donde no había lugar para que yo expresase mis emociones, llegó un punto en donde me desconecté tanto de ellas que me preguntaba: ¿qué es lo que debería sentir en ésta situación? Era muy duro, alejada de mí y mi brújula interna, no podía encontrar mi lugar en el mundo porque me había perdido a mí. Así que conozco muy bien el dolor que trae el creer que hay algo en ti que no debería estar allí, que te hace malo, no suficiente y fuera de lo normal. Y sé que tú también conoces ese sufrimiento. Esa lucha interna, ese juicio tremendo sobre ti mismo.⁠

A medida que fui profundizando en mi trabajo personal de consciencia a través del cuerpo, fui haciéndome amiga de todo lo que sentía. Abriendo espacio interno para todo lo que iba apareciendo en mí. El habitar mi cuerpo fue lo que me hizo posible amigarme con mis emociones. Y reconocer que todo lo que había en mi era valioso.⁠

Porque si, todas las emociones son valiosas, es una perversión que te hayan hecho creer que hay emociones “buenas” y “malas”, “bajas” y “altas” y cualquier otro tipo de distinción que te aleje de ti mismo. A las emociones hay que sentirlas, no “gestionarlas” ni “reprimirlas” ni “elevarlas”. Cuando las sientes profundamente en el cuerpo, allí es cuando se transforman de manera espontánea y natural. ⁠

Pero hay una distinción que si es fundamental, y en dónde una vez más nuestro cuerpo se convierte en el puente a la consciencia. Una pregunta que cambia toda tu relación con tus emociones: esto que estoy sintiendo, corresponde a la situación presente o viene del pasado?

Si descubres que es una emoción que viene del pasado, es un regalo. Una oportunidad única de sentir algo que lleva en ti mucho tiempo abandonada, esperando que le prestes atención para poder liberarse. ¿Cómo sabes si una emoción viene del pasado? Porque se siente igual, porque te ofrece el mismo paisaje interno que haz estado sintiendo por años. Hay una pregunta que le propongo a mis alumnos que es muy poderosa:⁠
¿Qué edad tiene quién está sintiendo eso? Y si la respuesta no es la edad actual… bueno es el momento de abrirle espacio a ese niñ@ y escucharle. Cómo lleva años esperando que alguien lo haga… ⁠

Si estás presente en el aquí y ahora, es decir, si estás plantado en tu cuerpo, entonces lo más probable es que reacciones de la mejor forma emocional a lo que tienes enfrente. Por ejemplo, si hay una injusticia delante de ti, la cólera es adecuada y te va a guiar a tomar acciones firmes, no violentas. Si sufriste una pérdida, no hay más remedio que sentir el duelo, el dolor y la tristeza. Eso no hay que “elevarlo” ni “trascenderlo” hay que sentirlo, porque es lo que humano, es lo que corresponde y es lo que hay en el momento presente.⁠

Para saber que tipo de emoción es, repetitiva o responsiva, la clave está en sentir tu cuerpo. Una emoción vieja se siente agotadora, tiendes a huir de ella y te descompensa, ya sea porque la reprimas o porque te posee. Te sientes repitiéndote a ti mismo y trae una sensación de hartazgo. Coarta posibilidades y te sientes en un círculo vicioso. Una emoción que es la respuesta natural al momento presente, te refresca y te marca un curso de acción claro.

Por supuesto que abrirse a las emociones, sobre todo a aquellas de las que nos hemos hecho expertos evasores, puede ser aterrador. Pero en ti está el coraje de sentirte, de emerger para ti mismo, y el cuerpo es el ancla desde la cual puedes sentirte seguro mientras navegas y conquistas tu mundo emocional, no desde el control, sino desde la presencia.⁠

Cuando practicas LK Movimiento Inteligente desarrollas la capacidad de estar presente en ti, te entrenas para abrirte a lo que realmente hay en ti, no a lo que te dijeron que debería haber. El espacio interno real que abres en las clases, habilita un lugar de bienvenida para todo tu mundo interno.⁠

Abraza tu cuerpo, tus emociones y a ti mismo. Contienes la inmensidad y todo lo que hay en ti es sagrado. Con mi metodología LK Movimiento Inteligente aprendes cómo acceder a ella. Y aún mejor, cómo ofrecer esa consciencia y bienestar a tu entorno.⁠

Estamos apunto de abrir las puertas a una nueva generación de la certificación internacional de LK Movimiento Inteligente.⁠
Y ya puedes hacer tu inscripción a la certificación directamente en www.MovimientoInteligente.com⁠

Con amor.

Image module

Comments
Share
Lea Kaufman

Suscríbete y recibe una VideoClase gratis cada viernes!
Deja un comentario